Home en Inglés Home en Español Ecuador y las Islas Galápagos Planificación de Viajes Destinos Turísticos Que Hacer en Ecuador Club de Viajeros de Ecuador MInisterio de Turismo del Ecuador

Ecuador

Cultura
Natureleza
Ecología
Geografía
Clima
Historia
Economía

English Version of Ecuador Overview



Naturaleza > Los Andes

| Areas Protegidas | Reservas Privadas |
| Turismo Deportivo y de Aventura | Turismo Rural |

Areas Protegidas

Entre 6 y 12 grados centígrados y a pocos minutos de la población de El Angel (provincia de El Carchi), al extremo norte del país, se encuentra la Reserva Ecológica El Angel, con flora y fauna de páramo. Su vasto jardín de frailejones es parte de lo que se puede apreciar en un recorrido que, además, permite disfrutar de la presencia de numerosas lagunas, aves de distintas especies y extensos bosques de polilepys. La zona se caracteriza también por ser lugar de hábitat de algunos mamíferos como venados, conejos y el lobo de páramo. Igualmente y con una extensión aproximada de 40 Has., se levanta el Bosque de los Arrayanes de Santa Marta de Cuba, que se inicia a 7 km. de la población de San Gabriel. Allí crecen árboles de tronco rojizo con espeso follaje, musgos y orquídeas. Numerosas especies de aves hacen del lugar un sitio cargado de naturaleza, muy apreciado por los viajeros que se aventuran en una caminata inolvidable.

Hacia el lado occidental de esta misma provincia, por la ruta que une los poblados de Maldonado y El Chical, se llega a la población Tobar Donoso. Son 145 Km. desde Tulcán. Desde allí es posible adentrarse en la Reserva Forestal y Étnica AWA, que alberga un área de bosque natural con diferentes especies de flora y fauna. Se puede observar al paletón, la guacamaya, el guatín y la flor roja (anturio). También hay especies madereras como el chandul y el guayacán. En este sector, protegido por el Estado, vive la comunidad indígena AWA, que conserva su identidad autóctona.

Por su parte, la provincia de Imbabura cuenta con una de las áreas protegidas más visitadas, la Reserva Ecológica Cotacachi-Cayapas que comparte territorio con Esmeraldas. Constituye un destino obligado para el turista que se adentra en los Andes. A pocos minutos de Cotacachi se encuentra la laguna de Cuicocha (3.068 msnm), parte importante de esta área. Los paseos en lancha alrededor de dos pequeñas islas que se ubican al medio de la laguna, permiten conocer muy de cerca la flora y fauna del sector, con colonias de aves y plantas de diversas especies. El área protegida comprende además bosques húmedos y páramos con herbáceas, lianas y helechos. Desde las partes más altas, donde el aire frío circula constantemente bajo un sol radiante, se obtienen espectaculares vistas de todo el entorno.

En Pichincha, los espacios protegidos son numerosos. A 40 minutos al noroccidente de Quito, está el “Pululahua”, como se lo conoce popularmente. Se trata de un volcán extinguido único en el mundo, que tiene en el fondo de su cráter una planicie cultivada. Su entorno paisajístico es inigualable, y puede observarse desde el mirador que existe en la reserva. Más adelante, por la vía a Calacalí y después de la población de este nombre, está el Bosque Protector Mindo-Nambillo. Es la reserva natural de aves más importante del país, ideal para la observación de alrededor de 500 especies de pájaros que surcan en manadas el cielo de la serranía. También hay bosques subtropicales húmedos, bosques primarios y secundarios, aptos para caminar. En medio de su exuberante flora, habitan mamíferos, aves, reptiles y coloridas mariposas. Los ríos y cascadas existentes permiten a los viajeros disfrutar del paisaje y de la práctica de otros deportes.

En la ruta hacia la Amazonía, está la Reserva Ecológica Cayambe-Coca, con más de 400 mil Has. Se encuentra entre las provincias de Pichincha, Imbabura y Sucumbíos. El nevado Cayambe (5.790 msnm) se constituye en el atractivo central, sobre todo para los andinistas que pueden ascender sobre sus nieves hasta la cumbre. Este sitio protegido cuenta igualmente con bosques y lagunas. Al inicio de la reserva se hallan las aguas termales de Papallacta, muy visitadas sobre todo los fines de semana. Y, compartiendo espacio con la provincia de Napo, la Reserva Ecológica Antisana. Su principal atracción es el volcán del mismo nombre, con una altura de 5.758 msnsm y fácil acceso. La investigación científica es uno de los principales motivos para visitarlo. La vegetación es de páramo y entre sus variedades de aves está el Cóndor de los Andes, majestuosa especie en peligro de extinción.

En la provincia de Cotopaxi, a 60 Km. de Quito, está el Parque Nacional del mismo nombre, cuyo atractivo central es el volcán Cotopaxi que tiene 5.897 metros de altura. Es lugar de visita obligada para los viajeros que llegan al país. A pesar de su altura, la zona presenta gran variedad de mamíferos, aves y especies endémicas. Allí habita el conejo de páramo. Asimismo alberga al Área de Recreación El Boliche, un bosque con variada vegetación, reservas de animales y sitios para acampar. Otras de las características de la reserva son lagunas como Limpiopungo y bosques de pinos. El nevado Cotopaxi cuenta con un refugio abierto durante todo el año y con capacidad para albergar a decenas de turistas.

En Tungurahua se impone igualmente otro de los Parques Nacionales de importancia. Se trata del Sangay, que se extiende hacia la llanura amazónica desde la cordillera de los Andes. Su territorio es de cerca de 520 mil hectáreas, compartido además por las provincias de Chimborazo y Morona Santiago. Su altitud varía entre 800 y 5.400 msnm, lo cual favorece la existencia de diversos animales como la danta de montaña, el oso anteojos y el tigrillo. Elevaciones como el volcán Sangay (activo), el Altar y el Tungurahua (activo) están concentradas en esta reserva. La temperatura fluctúa entre 6 y 24 grados centígrados. La partida se hace desde Baños. En Chimborazo está la Reserva de Producción Faunística Chimborazo, que, con una extensión de 58.560 Has., comparte territorio con las provincias de Bolívar y Tungurahua. Su principal atractivo es el volcán Chimborazo, apto para andinistas que cuenten con guías especializados. Otra cumbre importante es el Carihuairazo. El objetivo central de la reserva es la preservación de especies propias del ecosistema andino, como la vicuña, la llama y la alpaca.

ARRIBA

Reservas Privadas

El Bosque Protector Pasochoa, con un área de cerca de mil hectáreas y muy cerca de Quito (a una hora aproximadamente), es hábitat de gran cantidad de aves y mamíferos. Viven alrededor de 120 clases de pájaros como mirlos, plateros y tórtolas. El sitio, con abundante vegetación (pumamaquis, alisos...), tiene dos tipos de senderos: autoguiados y guiados, con diversos grados de dificultad. El lugar tiene una tienda de recuerdos, un museo y sitios para acampar. Se encuentra bajo el cuidado y la administración de la Fundación Natura. Por su parte, la reserva Antisana se extiende en un área de 185.325 Has. Se trata de un territorio de gran altura con páramos, lagos, ríos y gran variedad de fauna nativa. El ave más representativa es el cóndor. La práctica de deportes como el ascencionismo es una de las actividades preferidas por los visitantes.

ARRIBA

Turismo Deportivo y de Aventura

La Cordillera de los Andes es interesante y seductora. Uno de los trayectos más espectaculares que pueden realizar los aventureros, es “La caminata del Cóndor”, cuyo recorrido por lagos, páramos y bosques ofrece espectaculares vistas de nevados y volcanes. El camino cruza la Reserva Ecológica Antisana, entre otras, y ofrece la posibilidad de observar al Cóndor, la majestuosa ave de los Andes en peligro de extinción. La aventura puede durar varios días. Llegar al cráter del Quilotoa, a pie o en bicicleta, en la Reserva Ecológica Los Illinizas, es otra aventura inolvidable entre pueblos pintorescos, profundos cañones y alturas de vértigo. Pero el deporte más usual es el andinismo hacia las majestuosas elevaciones de los Andes como el Cotopaxi, Chimborazo, Pasochoa, Cayambe, Illinizas, Chiles, Carihuairazo o el Altar. La ayuda de guías especializados hará más seguro el recorrido. Otra de las opciones es practicar velerismo en el lago San Pablo al pie del coloso Imbabura, o pesca en la laguna de Mojanda, o en la de Piñán en los extensos páramos del occidente de la provincia de Imbabura. En la misma zona, alrededor de viejas haciendas y hosterías rústicas, es posible cabalgar por los páramos u organizar largas caminatas. Y observar a Quito y el volcán Pichincha desde un parapente, es un deporte espectacular. Hay escuelas que ofrecen cursos intensivos para poder observar la naturaleza desde los cielos de los Andes.

Pero hay zonas donde la naturaleza cambia poco a poco, mezclándose con las especies y la geografía de otras regiones. Baños, el umbral que se cruza para ir a la Amazonía, permite la práctica de varios deportes como el rafting o el ciclismo de montaña. Una de las rutas en bicicleta es la que lleva hacia el Pailón del Diablo, rumbo a Puyo.

En la ruta hacia Mindo, al noroccidente de Quito, hay sitios para la práctica de la pesca así como en otras zonas de los Andes, en lagos o lagunas como Voladero, San Marcos, Papallacta, Mica y Colta. Y en el Bosque Protector Mindo-Nambillo, en la tierra de los pájaros, son usuales las caminatas por bosques primarios y secundarios, así como también el rafting por las caudalosas aguas que cruzan el sector. La densa vegetación y el canto de los pájaros son compañía constante de turistas y viajeros.

ARRIBA

Turismo Rural

Imbabura, Pichincha, Tungurahua y Chimborazo se destacan por sus viejas haciendas coloniales, construidas a partir del siglo XVI en medio de valles y montañas y muy cerca de los lagos. Algunas fueron escenario de reuniones históricas y hospedaron a importantes personajes como Simón Bolívar. Junto a rústicas hosterías, son la puerta de acceso hacia Parques Nacionales como el Sangay o el Chimborazo. Se caracterizan por su producción de leche y sus derivados, sin dejar de lado las faenas agrícolas. Ofrecen buenas comodidades para alojarse y rica gastronomía típica basada en productos recolectados en sus huertos. A su alrededor se encuentran ruinas incas y algunas llevan nombres aborígenes. Desde muchas de ellas se pueden realizar caminatas y paseos a caballo, y estar en pocos minutos entre la interminable vegetación de los Andes: bosques, cascadas, páramos, escuchar el canto de colibríes, gaviotas andinas, curiquingues y otras numerosas especies. De igual manera, se organizan paseos por los pueblos cercanos para conocer más de cerca las diferentes manifestaciones culturales de las comunidades que habitan en Los Andes. El antiguo tren, construido a principios del siglo pasado, que parte de Quito hacia Riobamba, pasa por algunas de ellas.

ARRIBA

| Areas Protegidas | Reservas Privadas |
| Turismo Deportivo y de Aventura | Turismo Rural |

Más Información Acerca del Ecuador:

Más Naturaleza:

 

Correos Electrónicos

Problemas Técnicos:
webmaster

Otros comentarios, preguntas, etc.:
info@vivecuador.com

Desarrollado por la Gerencia Nacional
de Tecnologías de la Información:


Copyright® 2018